Comprar tu primer auto es una inversión en la que tienes que pensar mucho, cada peso debe estar bien gastado para que tengas un vehículo adecuado, confiable y seguro. De inicio, debes tener muy claro para qué lo necesitas porque de eso dependerá en gran medida qué tipo de auto te conviene.

De la mano viene el saber si necesitas un auto usado o uno nuevo. No es lo mismo comprar un auto para registrarlo en un servicio de chofer que usarlo para transportarte a la escuela. Toma en cuenta que un auto usado es más barato, pero que puede tener problemas mecánicos; el nuevo tendrá lo último en tecnología aunque se devaluará muy rápido.

Ahora, independientemente de cuál elijas debes considerar los siguientes puntos para hacer una inversión adecuada y que te rinda con el paso del tiempo:

1.- Refacciones. Es importante que conozcas que tan fácil o complicado es conseguir refacciones para tu primer auto. Esto afecta el costo de una reparación, por eso las marcas más comunes pueden ser una mejor opción porque tu mecánico encontrará la pieza en menos tiempo.

2.- Seguridad. Confirma que el auto que buscas cuente con un sistema de frenado de protección como el ABS o el ESP. Revisa cuán seguro es, si trae bolsas de aire y cuáles son las tecnologías de seguridad que tiene.

3.- Rendimiento. Cuánta gasolina consume ese auto que tanto quieres es una de las cosas que mejor tienes que saber. ¿Por qué? Debido a que el tipo de combustible que usa y cuantos kilómetros por litro te ofrece repercutirá en tus gastos mensuales. Si optas por un carro usado, toma en cuenta que su rendimiento seguramente ha disminuido con el tiempo.

Considera muy bien estos puntos básicos para que inviertas en un auto de mejor manera. Sin embargo, recuerda que para mantenerte seguro es importante que manejes de manera adecuada. En ICDS Impulso Control Drive School contamos con pilotos profesionales certificados que te enseñarán la manera de manejar más segura.